fbpx

Desapariciones

Los entierro cada día

deslumbrándolos.

Y se alza sagrada

mi palabra

para cercenar sus límites difusos.

Los nomino árbol, oquedal, pineda

porque soy incapaz

de verlos suspendidos.

Pero son ingobernables:

ligeros

como vegetales alados.

Los condenso

y los desplazo

en el mismo escalofrío.

¿Acaso los volveré a ver

en la próxima parada?

Comp-ARTE

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email